Consejos para tu búsqueda de empleo: Conócete a tí mismo

Aunque parezca ingenuo, lo primero que debemos hacer al buscar trabajo es conocernos a nosotros mismos. Sentarnos a establecer cómo somos, qué sabemos hacer y para qué somos buenos, esto puede llevarnos mucho tiempo y esfuerzo, pero también puede ayudarnos a encontrar un trabajo en el que encajaremos y en el que podremos desarrollarnos profesionalmente.

No te asustes si este paso te lleva más tiempo del que habías imaginado. Es normal. Pocas veces nos paramos a analizarnos a nosotros mismos y como cualquier actividad en la que no tenemos práctica, probablemente no nos salga a la primera.

En el post anterior, hemos visto herramientas para definir nuesrto objetivo profesional.

Una vez definido, vamos a analizar cuanto de cercanos estamos a los requisitos del trabajo que deseamos, o bien, cuanto nos falta para cumplir los requisitos necesarios para optar al puesto de trabajo que deseamos.

Comenzamos primero por nuestra FORMACIÓN respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿mI trabajo ideal se acerca o no al nivel de estudios o al campo de estudio que he cursado?
  • ¿Puede aportar formaicón complementaria?
  • Tengo estudios o experiencia que podria convalidar? (en este sentido, en la web de los servicios d eempleo de cada Comunidad Autónoma, así como en la web del SEPE, se encuentran los procesos abiertos en cada momento para la comvalidación de competencias profesional

Una vez valorada nuestra formaicón debemos comenzar a pensar en nuestras EXPERIENCIAS

Tendremos que recordar y anotar qué experiencia laboral tenemos en el puesto que queremos ocupar, pero no debemos olvidar que la experiencia laboral no tiene por qué ser nuestra única experiencia válida para haber adquirido competencias y habilidades.

También tendremos que traer a nuesrta memoria y saber qué utilidad tendrían en nuestro trabajo deseado todas las cosas que hemos aprendido a hacer a lo largo de los años, aunque no haya sido en un puesto de trabajo o en un curso edicativo, por ejemplo. ¿Qué habilidades has desarrollado como padre o madre que puedan ser útiles en una empresa? ¿y en tu equipo de futbol? ¿Has llevado a cabo acciones de voluntariado o por la Comunidad? ¿has formado parte de algún proyecto colectivo o asociaicón? ¿qué aprendiste? ¿Qué has aprendido de tus actividades de tiempo libre?

Y por último analizaremos los principales RASGOS DE NUESTRA PERSONALIDAD

Esta quizás pueda ser la parte más dificil de todo el ejercicio, y la que tendremos que llevar a cabo con calma, pero también con absoluta honestidad y sinceridad, pues es inútil y poco inteligente intentar engañarnos a nosotros mismos.

La forma más sencilla es tratar de responder a las siguientes preguntas imaginando y anotando lo mejor y lo peor que podrian decir de ti

  • ¿mis tres últimos jefes sobre mni rendimiento y comportamiento como trabajador?
  • ¿Los compañeros de mis tres últimos trabajos sobre mi comportamiento con ellos?
  • ¿qué dirian de mí como persona mi familia y mis amigos?
  • ¿qué diría yo si tuviera que hablar de mi como trabajador y como persona?

Una vez hayamos conseguido rerponder a estas preguntas, ya podemos tener una idea de cómo describirnos y de cómo aprovechar lo mejor de nosotros.

Examinadas formaicón, experiencia y personalidad, estamos preparados para el siguiente paso, el final de nuestro proceso d eautoconocimiento: Nuestro análisis DAFO

Autor/a: maria pilar alegre puyod Etiquetas: orientación laboral, autoconocimiento, búsqueda de empleo, Lecturas: 46

Comparte este Artículo


Información sobre Cookies

  • Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar su navegación web.
  • No se utilizan cookies para recoger información de carácter personal.
  • Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.